ENTORNO NATURAL

El entorno natural de La Deu es uno de sus principales activos y un privilegio extraordinario por la gran belleza natural y la riqueza del patrimonio natural e histórico de la zona. La Deu forma parte del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, una de las áreas naturales más espléndidas, diversas y emblemáticas del país. La formación de este territorio lacustre tiene su origen en la corriente de lava generado por la erupción del Croscat hace unos 17.000 años: la lava se extendió sobre la zona pantanosa llamada Plan de los Lagos, formando los humedales que se conservan hoy gracias, especialmente, a la protección que ha ofrecido en la zona la declaración como Parque Natural en 1985. Tres años antes, el Parlamento de Cataluña hizo una primera protección del área declarándola Paraje Natural de Interés Nacional, y cuatro décadas antes, en 1945, España estableció su primera tutela, declarando la Moixina y sus alrededores, incluida La Deu, Paraje Pintoresco.

Lo que empezaron siendo 5 hectáreas protegidas de prados y colinas, con arroyos, robles centenarios, plátanos, chopos, acacias y encinas, hoy en día es el mejor exponente de paisaje volcánico de la península Ibérica, integrado por una cuarentena de volcanes, 10 cráteres, 23 conos y más de una veintena de coladas de lava. De este Parque Natural forman parte, entre otros espacios, 28 reservas naturales, una de las cuales, la Fageda d'en Jordà, es el principal bosque de hayas de Cataluña, erigido sobre la llanura de la colada del Croscat, que destaca por su riqueza cromática, fuente de inspiración de poetas y pintores.

El patrimonio del parque natural va más allá del vulcanismo y la vegetación, y es uno de los baluartes de la historia local gracias al catálogo arquitectónico que preserva: la vía Annia, antigua vía romana secundaria de la Vía Augusta, con algunos tramos en perfecto estado de conservación; masías de más de 800 años, iglesias románicas y el castillo medieval de Estancia de Juvinyà.